SOLDADOS CRISTIANOS
  Devocional Semanal
 
LA MUJER VS. LA INSTITUCIÓN. La mujer fue creada por Dios, para ser la ayuda idónea del hombre (Génesis 2:18), y porque no es bueno que el hombre este solo. Esto nos muestra que la mujer es una de las partes más importantes dentro del género humano; entendiendo que es importante para que el hombre pueda ser ordenado, para que pueda tomar decisiones correctas, y para que la voluntad de Dios se pueda cumplir en las vidas. ¿Cuál es su voluntad?, que el hombre se una a su mujer y que su mujer sea la ayuda idónea; ¿y, que es ser la ayuda idónea?; significa que la mujer debe unirse a su marido, solidarizarse con él, aportar toda su sabiduría y “su sexto sentido“, para el logro de un objetivo en común. También implica el reconocimiento de que el marido es la autoridad principal. No compite con él, sino que lo complementa. Además es cumplir con la tarea de la crianza de los hijos, el cuidado de la casa y alimentación de la familia. El hombre necesita ayuda porque es sensible, precisa mucho aliento, comprensión, una sonrisa, y la siempre sabia opinión de la esposa. La mujer debe saber y entender que el orden que Dios ha establecido no la degrada en ningún aspecto; no es para nada indigno, por el contrario es una posición de honor. Hoy encontramos en la mayoría de los hogares de los uniformados, que las esposas están seriamente enfrentadas en una guerra sin cuartel con la institución a la que sus esposos pertenecen. Muchos hogares están destruidos hoy en día por medio de la separación; producto de esta guerra. Sabemos que las separaciones dentro de los hogares de los uniformados como en le resto de las demás familias, son producto de que Jesucristo no habita en ellos. Es imposible que un matrimonio cristiano, y que una mujer o un hombre de Dios deseen solamente la separación de su pareja; si esto sucediera deberán analizar su vida y orar a Dios en el nombre de Jesús para que los dirija en las decisiones próximas a tomar. Dios no genera las separaciones de matrimonios, él los une, los alimenta y los fortalece en amor; precisamente para permanecer unidos; es el diablo quien interviene en la separación. Todos los matrimonios que se separan son a causa de que el diablo está en medio del asunto. La situación y forma de trabajo dentro de esta institución son las que le permiten al diablo actuar en la mente de la persona que se queda en casa. La serpiente actuó cuando Eva estaba sola, y a través del engaño pudo confundirla; para cuando Adán llegó, Eva estaba lista para generar lo que todos conocemos, la separación con Dios. El diablo que es la serpiente, en estos tiempos actúa de la misma manera; cuando la mujer está sola, él aprovecha a tirar dardos de engaño a través de preguntas, como por ejemplo: --- ¿Qué estará haciendo? --- ¿Porque llegará tarde? --- ¿Porque siempre lo recargan a él? --- ¿Qué raro que vino hoy? --- ¿Siempre lo llaman a él? Y demás preguntas que el diablo les formula a las mentes de las mujeres; para cuando el esposo llega a la casa, el estado de ánimo de la mujer es distinto y en muchos casos se producen discusiones, llegando al punto en que la mujer piensa que su esposo tiene una amante, y que por esto pasa mayor tiempo fuera de la casa. Recargos, horas extras, adicionales en forma muy seguidas, el cansancio cuando llega a la casa, el poco sentido del humor, la falta de comprensión, la poca comunicación, y demás factores; contribuyen a que el diablo instale en la mujer una bomba que con el correr del tiempo si no se desactiva, explotará inevitablemente, produciendo así la separación con su esposo, y en varios casos odiando a los uniformados, y por ende a la institución policial; concluyendo que la policía arruinó su matrimonio y su vida. Esta decisión y forma de pensar se llevan a cabo porque Cristo no está en sus vidas, y únicamente encuentran la salida de esa manera. He escuchado a muchas mujeres, decir esta frase tan dolorosa; la policía arruino mi matrimonio; o la policía arruino mi vida… Pero la mujer del uniformado, que es cristiana, marca una gran diferencia; primeramente porque viven el evangelio de Dios, y si bien su marido tiene que pasar también por esta forma tan particular de manejarse que tiene esta institución, la diferencia se ve en que soportan, resisten y vencen estos momentos difíciles. ¿Cómo y porqué?, serían las preguntas adecuadas a lo que nos estamos refiriendo. ¿Cómo?, o mejor dicho para que la pregunta se entienda, sería, ¿Cómo se logra vencer esta situación?, únicamente permitiendo que Jesucristo ocupe todos esos momentos de soledad, angustia, preocupación, tristeza, cansancio, de pensamientos que el diablo quiere instalar en las mentes, de consejos que vienen a nuestros oídos de terceros y que precisamente no son cristianos, como por ejemplo : ---- ¡Tienes que tener cuidado! ---- ¡Yo que vos lo vigilaría...! ---- ¡Revísale las pertenencias! Y cualquier otro factor que lleve a un mal pensamiento; o a un mal proceder. Entregarle esos momentos a Jesucristo, llevan a que la mujer produzca una victoria de mucha importancia para el matrimonio y su familia. ¿Por qué?, sería la siguiente pregunta; porque pese a que se sujeta a su esposo, deja de depender de él, y pasa a depender directamente de Jesucristo, mediante la alabanza, la oración; dirigiendo, educando y haciendo entender a sus hijos que su padre tiene un trabajo que hoy demanda tiempo y mucha responsabilidad; entendiendo siempre que fue Dios quien lo colocó en ese lugar. Atender, comprender y soportar a su esposo, delinearán una victoria segura, ese matrimonio día a día se fortalecerá en el Señor. Hablaremos más delante de porque es necesario estar fortalecidos, y seguir fortaleciéndose. De esta manera la mujer se llena de sabiduría de Dios; es increíble, muchos oran al Señor y le piden que él les de sabiduría y esperan que desde el cielo descienda y repose sobre ellos, y déjeme decirle que estamos totalmente equivocados, yo era uno de estos que esperaba; cuando Dios me enviaba sabiduría en las decisiones que tenía que tomar. Vamos a estar hablando de la sabiduría de las mujeres cristianas. Sabiduría significa, conducta prudente en la vida y en los negocios. Es saber tomar decisiones en todos los momentos de la vida. Analicemos a mujeres sabias en la Biblia que marcaron una gran diferencia con respecto al resto. Hablemos de Rebeca, esposa de Isaac; madre de Esaú y Jacob; esta historia la encontraremos en el libro de Génesis 27:1-29. Quisiera que preste atención un segundo, para no producir confusión en la lectura y podamos ser transparentes y entendidos del mensaje que queremos dejar. La actitud y el actuar que tubo Rebeca hasta el día de hoy fue reprobada; Dios mismo reprobó el actuar de Rebeca, ella utilizo el engaño como instrumento para cumplir con el propósito de Dios. Dios no necesita engañar a nadie para cumplir su palabra. Engañar significa, dar a la mentira apariencia de verdad; o también, producir ilusión. Aparentemente Rebeca entendía que el fin, justifica los medios; cuando creo que Rebeca debía haber entendido que la obediencia a Dios justifica la bendición. Hablemos de este serio problema que Rebeca no supo resolver, por dejarse llevar por sus sentimientos. Este fue su error o su grave error; déjeme explicar por que; cuando los gemelos estaban en el vientre de Rebeca, la Biblia relata en Génesis 25:22-23. 22- y los hijos luchaban dentro de ella; y dijo: si es así, ¿para qué vivo yo? Y fue a consultar a Jehová; 23- y le respondió Jehová: Dos naciones hay en tu seno, y los dos serán divididos desde tus entrañas; El un pueblo será más fuerte que el otro pueblo, y el mayor servirá al menor. Estos dos versículos hablan de cómo Rebeca se preocupa y consulta a Jehová; preocuparse no esta mal, lo que continua de la preocupación es lo que importa. Rebeca fue sabia, consulto a Jehová; esto nos demuestra que pasos o decisiones correctas, acarrean buenas consecuencias, este caso en particular Jehová contesto. Esto no quiere decir que malas decisiones o malos pasos, Jehová no nos va a contestar; veremos mas a delante de que forma contesto Jehová a las malas decisiones de Rebeca. ¿Cuál fue su grave error?, Rebeca cometió el grave error de no consultar a Jehová y de dudar a su palabra; cuando escucha a su esposo Isaac decir a Esaú que lo iba a bendecir, luego de que regresara con su caza y comiera de ella ( Génesis 27:3-5 ); entonces, ¿por que decir que fue sabia?, Rebeca era una mujer muy sabia pero también humana, y al momento de escuchar las palabras de Isaac, creo que se turbo y se preocupo, pero en ningún momento se menciona en la biblia que ella consultó a Jehová por lo que había escuchado, y déjeme decirle que cuando no consultamos, actuamos y este actuar es humano y me animo a decir que en la mayoría de los casos, para no decir todas las veces, erramos. Rebeca debió haber consultado en ese momento, y esperar en Dios por su respuesta, que puede ser por medio de su Espíritu Santo, o por medio de sus hechos. Creo que si Rebeca consultaba y esperaba en Jehová, su palabra que fue directamente hablada a ella, igualmente se cumpliría- y el mayor servirá al menor , permítame usar la imaginación un momento, si Rebeca hacía esto de esperar en Dios, creo que Esaú hubiera llegado delante de Isaac su padre sin haber cazado siquiera un gorrión, y Dios lo hubiera hecho humillar ya que él era cazador, o tal vez hubiera llegado con el mejor animal, pero a la hora de guisarlo se le hubiera quemado, ya que Esaú era una persona descuidada; e Isaac no lo bendeciría, mas buscaría a Jacob para darle la bendición. La preocupación nos puede llevar a dudar y a no consultar; ¿en que dudo Rebeca?, Dios hablo personalmente con ella y le dijo – y el mayor servirá al menor -; si Rebeca hubiese creído a esta palabra en ese momento; luego de haber escuchado a Isaac hablar con Esaú, Rebeca hubiese consultado, creo que de esta manera o algo así: ¡ OH, Jehová de los ejércitos!, preocupada estoy, porque tu siervo Isaac esta a punto de bendecir a Esaú; pero tu me dijiste que el mayor servirá al menor; y tu no mientes, mas cumples todo lo que dices, y tu palabra no puede ser violada. Por esto clamo a ti y espero confiadamente. Esta manera de actuar, a mi parecer, era la postura que Rebeca debió haber tomado. Ella no consulto y actuó a su manera, y Dios igualmente contesto pero no con su voz; sino con sus hechos, Rebeca hasta el día de su muerte nunca más volvió a ver a su hijo Jacob; esto sucedió por haber tomado una mala decisión. Más allá de su grave error, quisiera que por un momento apartemos la actitud de Rebeca (engaño); para poder analizar su sabiduría como mujer de Dios. Primeramente ella conocía bien a su esposo y muy bien a sus hijos. Segundo punto y para desarrollar la temática, Rebeca conocía los tiempos a la perfección, ella sabía que Isaac era de edad muy avanzada, y que en cualquier momento tomaría la decisión de bendecir al mayor de sus hijos. Rebeca conocía a la perfección quienes eran sus hijos, sabía que si Esaú era bendecido por Isaac, la descendencia iba a ser maldecida, porque Esaú no sabía tomar decisiones correctas, con solo decir que vendió, o mejor dicho despreció y cambió su primogenitura a su hermano menor por un plato de guisado, por esto y por muchas otras malas decisiones que este hombre tomó, su madre entendió que no era el indicado para llevar tan grande responsabilidad. Rebeca sabía que Jacob era hombre prudente, y sabía que era hombre de tomar buenas decisiones. Por todo esto, rebeca se encontraba tan cerca de Isaac; ella sabía y entendía que a medida que pasaba el tiempo, la muerte se acercaba a su esposo; y que su esposo tomaría la decisión de entregar todo a su hijo mayor, es por esto que ella escuchó lo que habló con Esaú. Y más aun cuando manda a Jacob a buscar de su ganado a los mejores animales, ella explota toda su sabiduría cuando dice: y haré de ellos viandas para tu padre, como a él le gusta - ¿Por qué ella prepara la comida?, Rebeca mas que nadie sabía cuales eran los gustos de Isaac; es decir, ella sabía si le gustaba con sal o no; o si el guisado le gustaba con mucha salsa o no; o si le gustaba con ajo o no; con condimento o sin él. Rebeca prepara el mejor guisado, creo, de su vida sabiendo que Isaac iba a quedar más que satisfecho. Todos conocemos como continua esta historia, cuando Rebeca disfraza a Jacob haciéndose pasar por su hermano, y al final la bendición de Isaac sobre la vida de Jacob (Génesis 27:27-29). El secreto de esta mujer pese a no esperar en Dios, fue que primeramente era una entendida de los tiempos que estaba viviendo, con el agregado de que además entendía los tiempos futuros con Esaú y con Jacob; y segundo supo explotar su sabiduría o saber negociar en los momentos precisos. Nombremos otro caso, una mujer que entendió los tiempos a la perfección y actúo con mucha sabiduría al momento de decidir; esta mujer se llama María la hermana de Marta, este relato bíblico lo encontramos en el libro de san Lucas 10:38-42. María entendió el tiempo a la perfección, el Hijo de Dios estaba en su casa, y ella no se podía dar el lujo de querer impresionar al Señor con el servicio; ella entendió que era el momento más importante de toda su vida. Ella no podía entretenerse con los quehaceres de la casa en ese momento; María opto por la única decisión correcta, la de disfrutar de la presencia de Dios. Hay momentos que el uniformado se encuentra desbordado por el trabajo, por ejemplo: ---Un accidente de transito con victimas; ---La muerte de un compañero; ---Recargos de 12 horas en forma gratuita; en algunos casos han llegado a 24 horas; ---Un enfrentamiento. Si la mujer no entiende el tiempo que esta viviendo su marido, difícilmente podrá comprender que es lo que su esposo tiene en su corazón, y que es lo que necesita. Las mujeres deben entender que el corazón es una caja, en donde se alojan todo tipo de sentimientos, sensaciones, amarguras, tristeza, rabia, odio, rencor, y demás cosas que perjudican la vida de la persona; como así también amor, felicidad, paz, esperanza, gozo, paciencia, y demás cosas que benefician grandemente la vida de una persona. Es una obligación, como Rebeca, la de conocer el tiempo que se esta viviendo y actuar con sabiduría, para que toda carga o todo mal desaparezca primeramente de su vida y luego de su hogar, y pueda disfrutar de una vida plena con su familia en compañía del señor Jesucristo. Yo también soy un uniformado cristiano; y he pasado muchas veces por estas situaciones; y gracias a Dios, que uno puede buscar el descanso de Dios, pero lo grato es cuando en casa hay una guerrera, luchando en oración, y apoyándose en Jesucristo; y saber que al llegar a esta, encontraremos a una mujer de Dios dispuesta a escucharnos; donde uno también podrá apoyarse, ya que es nuestra ayuda idónea. Hoy en día muchos matrimonios de uniformados se dividen, a causa de que Cristo no esta en medio de ellos obrando, y esto es muy peligroso, ya que estos no tienen ninguna defensa; puede parecer a la vista de las personas que es una familia normal, pero lo que no sabemos es como están en el área espiritual; debido a que no conocemos el mundo espiritual, pero si sabemos que si no están en Cristo Jesús, no tienen escudo, es decir están indefensos, ante cualquier ataque de las tinieblas. Si tu conoces, matrimonios en esta situación, y eres cristiano; sabes que hacer, ora por ellos, trata de visitarlos; intercede por ellos, preséntales el evangelio, diles que Dios los ama; las personas en este tiempo quieren oír estas palabras, y nosotros no podemos darnos el lujo de desaprovecharla. DIOS TE BENDIGA



Comentarios hacia esta página:
Comentado por:26-06-2009, 23:21 (UTC)
soldadoscristianos-ccemfasa
soldadoscristianos-ccemfasa
Offline

Muy bueno. Dios te bendiga



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=